Conoce todo lo que esconden las Sociedades Peligrosas.

Rita Vásquez y J. Scott Bronstein, miembros de La Prensa, único medio de Panamá involucrado en la investigación de los Panama Papers, nos descubren los entretelones de esta operación periodística, que ha recibido el Premio Pulitzer 2017.

 

 

Al estilo de un thriller policiaco, no faltan las desapariciones, sabotajes y amenazas que vivieron funcionarios y periodistas que estuvieron cerca de los clientes de la firma y de las investigaciones.

¿Por qué el abogado Jürgen Mossak -hijo de un oficial nazi- intenta disuadir a los directivos de La Prensa de que continúen con la indagación que involucra a su firma con procedimientos financieros presuntamente ilícitos? ¿De qué manera operaba el bufete para ofrecer sus servicios a clientes que, en ocasiones, resultaron ser criminales? ¿Cómo se montó la filtración masiva que llevó a descubrir el entramado? ¿Quiénes estaban interesados en que se dieran a conocer los nombres de cientos de personajes con capitales en paraísos fiscales?

Si, al parecer, había interés en llegar hasta el fondo de la investigación, ¿por qué los autores tuvieron que hacer frente a la pérdida de amistades y relaciones profesionales? ¿Se sintieron amenazados estos periodistas? ¿Por qué Panamá fue señalado desde fuera y desde dentro?

Los autores vieron también peligrar su seguridad. El caso terminaría enfrentando no sólo a Panamá contra el mundo, sino también a los panameños entre sí, aunque los autores reivindican a lo largo de las páginas a un país, el suyo. Ésta es una historia de múltiples sociedades, muchas de ellas sociedades peligrosas.
 
J. Scott Bronstein, estadounidense, ha trabajado en la industria del periodismo escrito toda su carrera profesional. En los últimos diez años ha sido el editor de la versión online en inglés de La Prensa de Panamá. Anteriormente trabajó como editor de The BVI Beacon, en Islas Vírgenes Británicas, territorio igual de importante que Panamá en esta investigación global.

Rita Vásquez, abogada y periodista. Actual subdirectora de La Prensa de Panamá, trabajó varios años en la industria offshore, en Islas Vírgenes Británicas y en Panamá. Fue pieza clave en el proyecto de investigación periodística internacional más grande de estos tiempos.