El notorio crecimiento de Krispy Kreme en Panamá.

Es una de las marcas de donas más importantes del mundo. Nacida en 1937 en los Estados Unidos en Winston-Salem, Carolina del Norte, hoy es sin dudas la firma con más éxito no sólo en el globo, sino en Panamá, ya que su reciente campaña de expansión la llevó a abrir su cuarto local en el país.

 

Se trata de una impresionante y agresiva campaña que lleva adelante la firma, sobre todo en el contexto de recesión que viven algunos comercios regionales. Ya desde sus comienzos en Panamá mostró que había llegado para quedarse, con una campaña que invitaba a los panameños a probar sus productos, regalando más de 100.000 doughnuts en oficinas, comercios y hasta en conciertos. Por otra parte, montaron una campaña en la que regalaban alrededor de 300 premios, de los cuales la mayoría eran pases de doughnuts de por vida. ¿El resultado? Miles de personas se agolparon a aquel primer local para soñar con una provisión de por vida del delicioso bizcocho.

 

En la actualidad una de las claves del éxito de la multinacional, que cuenta con más de 1.000 locales a nivel mundial, es la posibilidad de pedir Krispy Kreme a domicilio, un adelanto que ninguna otra cadena tiene el orgullo de anunciar. Es que se trata de una forma muy impresionante de ampliar su mercado, hablamos de la posibilidad de pedir cualquier ítem de su menú (incluyendo café), y recibirlo en la comodidad de la oficina o en su domicilio.

 

Dar en la tecla correcta

Desde sus humildes comienzos en Carolina del Norte, la firma luchó por establecerse como uno de los principales productores de doughnuts en un país como los Estados Unidos, donde la competencia es dura y abundante. Pero fue su receta única y todavía secreta lo que llevó a que hoy sea la empresa más poderosa del rubro no sólo en U.S.A. sino en todo el mundo.

 

Según muchos expertos, el misterio se asemeja al de otras firmas como Coca Cola, de la cuál al día de hoy no se conoce la fórmula para prepararla exactamente y el secreto se preserva celosamente en los cuarteles generales de la firma. Es que la receta los llevó a ser los más importantes en Estados Unidos, ya que según los consumidores, nadie las prepara como Krispy Kreme.

 

El delivery no es algo nuevo en esta firma, ya desde sus primeros pasos ofrecían entrega a los diversos locales de las ciudades donde operaban, expandiendo su mercado notoriamente. Caso similar ocurre en Panamá, ahora que con la apertura de su cuarto local en el centro comercial Market Plaza en La Chorrera, la firma llega a todos las puntas de la Capital nacional, además de dar sus primeros pasos en zonas aledañas.

 

Por último, una de las claves de su éxito en Panamá, es el uso de granos de café autóctono, producido por la finca Café Eleta, en la zona de Chiriquí. Es que si hay algo que los panameños sabemos distinguir, es nuestro café de uno importado, y ¿qué mejor maridaje para unas doughnuts que el grano producido en esta tierra?